Hallan una plantación de 7.000 metros cuadrados oculta en un túnel ferroviario en desuso construido durante la II Guerra Mundial. La policía grabó imágenes del lugar

Era un invernadero equipado por completo: instalaciones de irrigación, lámparas halógenas e incluso habitaciones para desecar las plantas de marihuana. Todo se encontró en un túnel de la antigua “ferrovía metropolitana” de Roma, exactamente justo debajo de donde se encuentra la Banca de Italia.

El área, de unos 7.000 metros cuadrados, estaba preparada para el cultivo de la planta de cannabis. Hace seis décadas, el túnel se había pensado para otra cosa: como punto de unión entre el barrio Centocelle y la estación Termini.

Durante el registro del lugar, la policía detuvo a un hombre de 57 años que en ese momento estaba entrando en el túnel y que después ha sido identificado como el propietario de todo aquel cultivo.

La Guardia Financiera, responsable del hallazgo, encontró también un muro de ladrillos que ocultaba una parte de la galería. Allí se encontraba el invernadero con casi mil plantas, según el diario italiano La Reppublica. La marihuana crecía gracias a las lámparas halógenas, un sistema de irrigación que se nutría con cisternas de agua subterráneas y una red de tubos que se ramificaban por toda la zona.

La estructura de cultivo se completaba con una habitación para el secado de la marihuana con deshumificadores, tablas de trabajo con varios utensilios, básculas de precisión, productos químicos y hasta un instrumento para triturar el cannabis. Algunas plantas habían sido colocadas en bolsas de plástico para ser vendidas.

El hallazgo ha servido para que el secretario del Partido Radical, Mario Staderini, pida la legalización de la marihuana. “Este descubrimiento”, comentó, “es tan clamoroso como emblemático: en la capital de Italia sucede lo que es común en México”.

“Después de haber comprado inmuebles y empresas de nuestra ciudad con el dinero de la droga prohibida, ahora las narcomafias toman también el subsuelo. (…) Antes que ser testigos de la facturación millonaria de estos grupos”, argumentó el secretario de los radicales, “se debe proceder a legalizar la marihuana, al menos el cultivo para uso doméstico. Mejor una planta en el balcón que miles de plantas bajo un túnel”

Israel cultivará cannabis medicinal para mantener el bajo costo del tratamiento

El director general del Ministerio de Salud de Israel, Ronni Gamzi, decidió establecer una unidad dentro del ministerio para gestionar la supervisión y suministro de marihuana medicinal y para servir como un ente regulador de acuerdo a las exigencias de un acuerdo internacional sobre el tema.
Según estimó el funcionario la unidad comenzará a funcionar en enero de 2012.
Gamzi también expresó que el cannabis medicinal seguirá siendo cultivado en Israel por lo menos durante dos años, ya que las importaciones serían diez veces más caras.
“El jefe de la unidad será elegido por medio de una licitación pública de acuerdo a la experiencia de gestión, pero para ocupar el cargo no será necesario tener un título de médico”, dijo Gamzi. De igual manera, la unidad del ministerio tendrá un grupo de médico y logístico, que funcionará en cooperación con otros ministerios pertinentes.
Hasta ahora, la autorización para el uso de la marihuana medicinal para aliviar los dolores y aliviar a los pacientes con enfermedades graves es supervisado y autorizado por el médico Yehuda Baruch, un psiquiatra miembro del Centro de Salud mental del Estado de Israel, Bat Yam.
Actualmente, la marihuana medicinal es suministrada exclusivamente por los productores locales a unos 6.000 pacientes autorizados por Baruch, pero hay predicciones que estiman que la cifra podría llegar a 40.000 en 2016.
Los miembros de la Asociación de Farmacéuticos de Israel están presionando para obtener un permiso para la distribución de marihuana medicinal a los pacientes autorizados a través de sus farmacias.

POST INTERESANTE!!!!!

El cannabis es originario de Asia central y del sur.11 Se sabe de evidencias de inhalación de humo del cannabis desde el tercer milenio antes de Cristo, como lo indican semillas de cannabis carbonizadas encontradas al interior de un brasero ritual en un antiguo cementerio de la actual Rumania.6 También se sabe que los cannabis fueron utilizados por los antiguos hindúes y sijs Nihang de la India y Nepal durante miles de años. La hierba era llamada ganjika en sánscrito (ganja en idiomas modernos de la India).12 13 El soma de drogas antiguas mencionado en los Vedas, se asocia a veces con el cannabis.

El pueblo asirio también tenía conocimiento del cannabis, al descubrir sus propiedades psicoactivas de los arios. Bajo el nombre de “qunubu” (nombre que probablemente dio origen al posterior cannabis)14 lo utilizaban dentro de sus ceremonias religiosas. El cannabis fue introducido al pueblo ario los escitios y tracios/dacios, cuyos shamanes (llamados kapnobatai “los que caminan sobre el humo/las nubes”) quemaban flores de la planta para inducir estados de trance.15 En el noroeste de la Región Autónoma de Uygur en Xinjiang, China, en el año 2003 se encontró una canasta de cuero llena de fragmentos de hoja y semillas de cannabis al lado de un shaman momificado, de unos 2500 a 2800 años de antigüedad.16 17

Cannabis sativa de Vienna Dioscurides, 512 d.C.

Los cannabis tienen un antiguo historial en rituales religiosos en todo el mundo. Arqueólogos en Pazyryk descubrieron semillas de cáñamo que sugieren antiguas prácticas ceremoniales como la ingesta de éstas por los pueblos escitas durante el siglo quinto y segundo antes de Cristo, lo que confirma anteriores informes históricos de Heródoto.18 Un escritor ha afirmado que los antiguos judíos y cristianos utilizaban el cannabis como sacramento religioso,4 19 debido a la similitud entre la palabra hebrea “qannabbos” (“cannabis”) y la frase en hebreo “Bosem qené” (“caña aromática”), que era utilizada por los musulmanes en varias órdenes sufíes desde el periodo mameluco, como por ejemplo, los calandars.20

Un estudio publicado en la publicación South African Journal of Science reveló que “pipas desenterradas de la casa de Shakespeare en Stratford upon Avon contenían restos de cannabis”.21 El análisis químico se llevó a cabo después de que investigadores plantearan la hipótesis de que la “conocida hierba” (noted weed) mencionada en el Soneto 76, y el “viaje en mi cabeza” (journey in my head) del Soneto 27 podrían hacer referencia a los cannabis y al uso de los mismos.22

El uso de cannabis comenzó a ser penalizado en varios países al comenzar el siglo XX. En 1911 fue prohibido en Sudáfrica, en 1913 en Jamaica, en ese entonces aún una colonia inglesa,23 y en la década de 1920 en el Reino Unido y Nueva Zelanda. Canadá hizo ilegal el uso de la marihuana en su Ley del Opio y Drogas de 1923, antes del reporte de ningún uso de la planta en dicho país. En 1925, en una conferencia en la Haya sobre la Convención Internacional del Opio, se hizo el compromiso de prohibir la exportación “cáñamo de la India” a países que tuvieran prohibido su uso, y a exigir a los países importadores a que emitan certificados que aprueben el ingreso de las hierbas, con la indicación de que se requieren “exclusivamente para fines médicos o científicos”. También se le exigió a los participantes a “ejercer un control efectivo de tal forma que impidan el tráfico internacional ilícito de cáñamo hindú, especialmente en resina”.24 25

Museo de la marihuana en Amsterdam.

En los Estados Unidos las primeras restricciones a la venta de cannabis se realizaron en 1906, en el Distrito de Columbia.26 En 1937 fue aprobada la Ley de Acto Fiscal de la Marihuana, donde fue prohibida la producción de cáñamo además de la marihuana. Las razones por las que también se incluyó al cáñamo fueron cuestionadas. La oficina federal de Agentes de Narcóticos informó que los campos de cultivo de cáñamo también se utilizaban como fuente para los distribuidores de marihuana. Otros autores han afirmado que fue aprobada con el fin de destruir la industria del cáñamo,27 28 29 en gran medida con el esfuerzo de los empresarios Andrew Mellon, Randolph Hearst, y la familia Du Pont.27 29 Con la invención de la descortezadora, el cáñamo se convirtió en un sustituto muy barato para la pasta de papel que se utiliza en la industria periodística.27 30 Hearst consideró que esta era una amenaza para sus explotaciones de madera. Mellon, Secretario del Tesoro y el hombre más rico de América, había invertido grandes cantidades de dinero en la nueva fibra sintética y el nylon de la familia Du Pont, que también estaba siendo superado en competencia por el cáñamo.27

[editar] Tipos

[editar] Sin procesar

Flores secas de Cannabis.

Los términos cannabis o marihuana generalmente hacen referencia a las flores secas, las hojas subyacentes y los tallos de ejemplares hembra de la planta cannabis. Ésta es la forma en que más se consume, con un 3–22% de THC.31 32 Por otro lado, las cepas de cannabis que se usan para producir cáñamo industrial contienen menos del 1% de THC, y por lo tanto no se consideran para uso recreativo.33

[editar] Formas procesadas

[editar] Quife

Artículo principal: Quife

El quife es un polvo rico en tricomas, que puede tamizarse a partir de las hojas y flores de plantas de cannabis. Se consume ya sea como polvo o de forma comprimida para preparar pasteles de hachís.34

[editar] Hachís

Hachís

Artículo principal: Hachís

El hachís es una resina concentrada que se produce a partir de las flores de la planta de cannabis hembra. A menudo resulta ser más potente que la marihuana, y puede comerse o mascarse.35 Varía en su color, de negro a dorado, dependiendo de su pureza.

[editar] Aceite de hachís

Este aceite es una mezcla de aceites esenciales y resinas extraídas de flores de cannabis maduros, por medio del uso de diferentes disolventes. Tiene una alta proporción de cannabinoides, entre 40–90%,36 y se utiliza en una variedad de alimentos de cannabis.

[editar] Residuos (resina)

Residuos recolectados de una pipa

Debido a las propiedades adhesivas del THC, un residuo pegajoso comúnmente conocido como resina se acumula al interior de los utensilios que se utilizan para fumar cannabis. Es como el alquitrán, pero mantiene igualmente THC y también otros cannabinoides. La acumulación tiene algunas propiedades psicoactivas, pero se hace más difícil de consumir debido a las molestias que le provoca a la garganta y a los pulmones. Los residuos pueden contener CBN, que es el producto degradado del THC. Los consumidores de cannabis normalmente se fuman los residuos cuando no tienen la droga en sí. Tubos de vidrio puede ser agua, vapor a baja temperatura antes de raspar para que el residuo más fácil de quitar.37 El alcohol es un solvente efectivo para limpiar los residuos de parafernalia.

[editar] Potencia

De acuerdo con la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) “la cantidad de THC presente en una muestra de cannabis se utiliza generalmente como unidad de medida de la potencia del cannabis”.38 Según la ONUDD la marihuana generalmente contiene 5% de THC, la resina “puede contener un 20% de THC” y el aceite de hachís “puede contener más de 60% de THC”.38

La institución australiana National Cannabis Prevention and Information Centre afirma que los brotes (las flores) de la planta de cannabis hembra contiene la mayor concentración de THC, seguido por las hojas. Los tallos y las semillas tienen “niveles de THC mucho más bajos “.39 La ONU afirma que las hojas pueden contener diez veces menos THC que los brotes y tallos unas cien veces menos cantidad de THC.38

Algunos analistas advierten que mientras más grande es la potencia del cannabis, podría representar un mayor riesgo para la salud, pero otros han señalado que los usuarios aprender fácilmente a compensar disminuyendo sus dosis, de este modo previniendo peligros de fumar como golpes de calor o el monóxido de carbono.

[editar] Adulterantes

Tiza (en los Países Bajos) o partículas de vidrio (en el Reino Unido) se utilizan ocasionalmente para hacer que la marihuana parezca ser de mayor calidad.40 41 42 En Alemania, el aumento de peso de productos de hachís con plomo provocó la intoxicación de al menos 29 personas.43 En los Países Bajos se han encontrado dos análogos químicos diferentes de sildenafil (viagra) al interior de marihuana adulterada.44

En el Reino Unido la variante de la marihuana conocida com Soap-Bar (jabón de barra) es “quizás el tipo más común de marihuana”, de acuerdo con el sitio web Talk to Frank y la UKCIA.45 46 Éste puede contener trementina, tranquilizantes, quitaesmalte de uñas, y excremento animal, entre otras cosas. Un pequeño estudio de cinco muestras de soap-bars incautadas por el servicio de Aduanas del Reino Unido en 2001 encontró una enorme adulteración en la droga por muchas sustancias, incluido tierra, pegamento, y heces de animales.47

[editar] Modos de administración

Un vaporizador.

El cannabis se consume de muchas maneras diferentes, la mayoría de las cuales implican la inhalación de humo de tubos pequeños, bongs (versión portátil de la cachimba con cámara de agua), envueltos en papel o el tabaco envuelto en hoja de embota. El cannabis también se ha utilizado como ingrediente activo en tabletas, extractos, tinturas y medicinas compuesto que se formularon profesional, fabricados y vendidos a los médicos y hospitales. Véase Uso médico o terapéutico.

Un vaporizador calienta la hierba de cannabis entre 185–210 °C (365–410 °F), causando que los ingredientes activos se evaporen en un gas sin quemar el material vegetal (el punto de ebullición del THC es 199,1 °C (390,38 °F) a presión atmosférica).48 Una proporción menor de los productos químicos tóxicos que se libera por el tabaquismo, según el diseño del vaporizador y la temperatura a la que se establece. Este método de consumo de cannabis produce efectos significativamente diferentes a fumar debido a los puntos de inflamación de los cannabinoides diferentes, por ejemplo, CBN tiene un punto de inflamación de 212,7 °C (414,86 °F)49 y, normalmente, estarían presentes en el humo, pero no puede estar presente en el vapor.

Como otra alternativa al consumo de tabaco, el cannabis puede ser consumido por vía oral. Sin embargo, el cannabis o sus extractos debe ser lo suficientemente caliente o deshidratados a causa de la descarboxilación de los cannabinoides más abundante, ácido tetrahydrocannabinolic (THCA).50 Los cannabinoides pueden ser lixiviados de la materia de plantas de cannabis con alto prueba de espíritus (a menudo alcohol de grano) para crear una tintura, a menudo denominado Dragón Verde. El cannabis también se puede consumir como té. El THC es lipófilo y sólo un poco soluble en agua (con una solubilidad de 2,8 mg por litro),51 para el té se hace en primer lugar la adición de un contenido de grasas saturadas de agua caliente (es decir, crema o cualquier otra leche, excepto descremada) con una pequeña cantidad de cannabis, verde o té negro las hojas y la miel o el azúcar, empapado durante unos 5 minutos.

[editar] Mecanismo de acción

El metabolismo inicial de los cannabinoides en el humo de la marihuana se produce en los pulmones, mientras que por vía oral los cannabinoides son metabolizados en el tracto gastrointestinal y el hígado. Hay más de 30 metabolitos de THC y más de 20 cada uno de cannabinol y el cannabidiol.52 Muchos de estos metabolitos también son psicoactivas. Uno de los principales metabolitos psicoactivos es el 9-carboxi-THC, que cruza la barrera hematoencefálica con más facilidad que los otros THC, y por lo tanto puede ser más activo de los THC.52 Lo que es muy evidente sobre los cannabinoides es que su solubilidad en lípidos resulta extremadamente alta debido a su persistencia en el cuerpo por largos períodos de tiempo. Incluso después de una sola administración de THC, los niveles detectables de THC se encuentran en el cuerpo durante semanas o más (dependiendo de la cantidad administrada y la sensibilidad del método de evaluación). Varios investigadores han sugerido que este es un factor importante en los efectos de la marihuana, tal vez porque los cannabinoides pueden acumularse en el cuerpo, especialmente en las membranas lipídicas de las neuronas.52

Hasta hace poco, se sabía poco sobre los mecanismos específicos de acción del THC en el nivel neuronal. Esto es en parte debido a la alta solubilidad en lípidos de THC (que conduce a la absorción de prácticamente todos los tejidos a altas concentraciones). Sin embargo, los investigadores han confirmado que el THC ejerce sus efectos más importantes a través de sus acciones en dos tipos de receptores cannabinoides, CB1 y el CB2 dos receptores, los cuales están acoplados a proteína G. El receptor CB1 se encuentra principalmente en el cerebro, así como en algunos tejidos periféricos, y el receptor CB2 se encuentra exclusivamente en los tejidos periféricos.53

El THC parece alterar el estado de ánimo y la cognición a través de sus acciones agonistas de los receptores CB1, que inhiben una sistema de mensajería secundaria (adenilato ciclasa) en una forma dependiente de dosis. Estas acciones pueden ser bloqueados por el antagonista selectivo de los receptores CB1 SR141716A (rimonabant), que curiosamente se ha demostrado en ensayos clínicos que puede ser un tratamiento efectivo para dejar de fumar, perder peso, y como medio de controlar o reducir los factores de riesgo de síndrome metabólico.54 Estudios Farmacológicos, anatómicos y fisiológicos recientes, indican que los endocannabinoides (cannabinoides endógenos, o neurotransmisores producidos por el cuerpo que activan los receptores cannabinoides) actúan como neurotransmisores retrógrada.55 Es decir, tras la aparición de los neurotransmisores comunes, desde un terminal presináptica y la activación de los receptores en la neurona postsináptica, la neurona postsináptica libera endocannabinoides de sus membranas. Estos endocanabinoides luego viajan “de vuelta” a través de la hendidura sináptica donde, 1 ó 2 segundos más tarde, se activan los receptores CB1 en la terminal presináptica, lo que reduce los niveles de Ca2+ en los terminales presinápticos e inhiben la liberación de neurotransmisores desde la terminal presináptica durante varios segundos. Los endo-cannabinoides a continuación, al someterse a la recaptación en las neuronas y células gliales, son degradados por las enzimas intracelulares. Numerosos neurotransmisores se ven afectados por este proceso, incluyendo el neurotransmisor inhibitorio GABA y el glutamato excitador del transmisor. Así endo-cannabinoides inducen una mezcla de efectos excita-torios e inhibitorios en las neuronas (es decir, que inhiben la liberación de ambos neurotransmisores de forma simultanea: excita-torios e inhibitorios). El THC parece funcionar de la misma manera, excepto porque el THC ejerce más acciones y suprime la liberación de neurotransmisores, es decir, el paso de la activación de los receptores postsinápticos. En otras palabras, en lugar de que las neuronas postsinápticas señalicen los mensajes recibidos por las neuronas presinápticas, el THC simula señales en las neuronas presinápticas de manera que estas envían un mensaje que en realidad no tienen. El hecho de que el THC ejerce tantos mecanismos excitatorios e inhibitorios (mediante la inhibición de la liberación tanto del neurotransmisor inhibitorio GABA y el neurotransmisor excitador glutamato) se está en su capacidad para inducir una variedad de efectos depresores fisiológicas y de excitación, por ejemplo, la sedación y la euforia de manera simultanea.55

[editar] Consumo

Cigarrillo de 500 mg.

Se trata de una sustancia psicoactiva que se suele consumir por vía respiratoria (fumando), aunque también es posible su consumo por vía oral, pero es altamente advertido su efecto al ser más alto el nivel de riesgo a delirios y pánico.56

La marihuana o cáñamo se presenta en diferentes formas. La más conocida es el fumar las flores secas y enteras (los cogollos de las plantas femeninas). Existe también aceite de cannabis, en inglés honey oil («aceite de miel»), que es un concentrado cuya extracción generalmente implica el uso de disolventes como el alcohol y filtrados con carbón activo, lo cual potencia los efectos, al estar más concentrado el tetrahidrocannabinol que es la principal sustancia psicoactiva de la marihuana.

Vaporizador con tubo flexible.

Una variedad manufacturada de la marihuana es la resina, que se llama hachís (que en árabe significa «hierba seca»), que se obtiene mediante la extracción de los tricomas, normalmente secada y cortada en bloques de color marrón bastante oscuro y levemente verdoso y del que también existe una variedad líquida o hash oil («aceite de hachís»). Otra forma es la “marihuana prensada”, bloques de cogollos prensados y aglutinados mediante aditivos tales como pegamento industrial o gasolina, por lo que resultan sumamente tóxicos.[cita requerida]

Pasteles de cannabis.

La forma más habitual de consumo es en forma de cigarrillo liado (armado) a mano: en estos casos se usan directamente los cogollos, secos y desmenuzados, el hachís rubio o negro, o bien las hojas.57 Otros métodos incluyen el uso de pipas muy pequeñas, también conocidos como one-hitters, y de narguiles o cachimbas (pipas de agua) para fumar el cannabis o también el uso de bongs. Actualmente es común el consumo por vaporización, el cual consiste en vaporizar los cogollos secos y curados, a una temperatura tal que solo extrae los cannabinoides y no aquellos productos nocivos que se generan con la combustión.

El Cannabis se usa también en la cocina, para la preparación de recetas como space cake («tarta espacial») o hash brownies («bollos con hachís»). La ingestión por vía oral debe ser siempre bien medida, ya que de esta forma se ingresa más porcentaje de THC que fumado o vaporizado. También puede ser tomado disolviéndolo en copas de café, creando así un bhang (del hindi).57

[editar] Cuadro adictivo

El consumo a largo plazo de la marihuana puede llevar a la adicción, es decir, a la búsqueda y uso compulsivo de la droga a pesar de conocerse sus efectos dañinos sobre el funcionamiento social en el contexto familiar, escolar, laboral y recreativo. Las personas que han consumido marihuana por largo tiempo reportan irritabilidad, dificultad para dormir, disminución en el apetito, ansiedad y deseos por la droga, todo lo cual dificulta el dejar de usar la misma. Estos síntomas del síndrome de abstinencia comienzan aproximadamente al día siguiente de empezar la abstinencia, llegan a su punto máximo a los dos o tres días, y se atenúan una o dos semanas después de haber consumido la droga por última vez.58

La postura antiprohibicionista afirma que si bien el consumo de marihuana desarrolla tolerancia, es decir, que en posteriores tomas inmediatas es necesario aumentar la dosis para conseguir los mismos efectos, los efectos de la abstinencia son muy leves en comparación con otras drogas, lo que permite revertir esa tolerancia y hacer que el consumo de marihuana sea controlable por el sujeto, siendo su potencial adictivo escaso.59

[editar] Permanencia en el organismo

Si bien los efectos de la marihuana duran ocho horas, los resultados de la detección de marihuana en los análisis de orina permanecen positivos durante varios días después del consumo, incluso en consumidores ocasionales. En los consumidores habituales, los resultados de los análisis pueden permanecer positivos más tiempo a medida que el Tetrahidrocannabinol se va eliminando lentamente de la grasa corporal. El tiempo que tarda es variable, dependiendo del porcentaje de THC y de la frecuencia del consumo. Cuanto mayor tiempo de consumo, más tiempo es detectable. Los análisis de orina son un medio eficaz de identificar el uso de marihuana, pero una prueba de orina con resultado positivo sólo indica que la persona ha consumido marihuana, no prueba que el consumidor esté en ese momento con las facultades alteradas, es decir, no prueba que el consumidor haya consumido sustancias (droga) recientemente. Análisis sofisticados pueden determinar hasta tres meses después si se ha consumido marihuana.Los cannabinoides son liposolubles (se almacenan en la grasa corporal), por eso es posible que después de un periodo prolongado de abstinencia, tras la realización de algún ejercicio físico intenso o tras un periodo de estrés, se dé positivo sin haber realizado un consumo. Esto se debe a la “liberación” de los cannabinoides del tejido graso. El THC es soluble en grasa (liposoluble), por lo que la eliminación del organismo es mucho más lenta que los componentes solubles en agua (como el alcohol). Estudios realizados por el Dr. Gabriel G. Nahas en ratas mostraron que el THC podía demorar hasta 2 semanas en salir del organismo, si bien los efectos fuertes sólo duran un poco más de 2 horas.60

[editar] Efectos físicos del consumo

Gráfico aparecido en la revista médica The Lancet que compara el daño físico y la dependencia del cannabis con otras drogas psicoactivas.61

[editar] Efectos psicoactivos

Las manifestaciones clínicas producidas por una intoxicación aguda por Cannabis son muy variables entre personas y dependen de la dosis, del contenido de THC, de la proporción THC/CBD, de la forma de administración, así como la personalidad, las expectativas y experiencias previa del sujeto y también del contexto en que se consume (Camí et al., 1991)62 Algunas personas que consumieron Cannabis afirman que puede inducir a la sociabilidad, así como al recogimiento; de cualquier manera, puede generar la sensación de incremento de la percepción visual y auditiva, dependiendo de la variedad e incluso de la planta en concreto ingresada al organismo.

Algunos autores afirman que las personas que consumen grandes cantidades de marihuana pueden volverse confusas y desorientadas. Algunos estudios sugieren que puede producir enfermedades mentales graves como psicosis tóxicas en las que aparecen síntomas como alucinaciones y delirios graves.63 Aquellas personas que padecen esquizofrenia están especialmente predispuestos a estos efectos, existe probada evidencia de que la esquizofrenia puede empeorar con el uso de marihuana. Según algunos estudios, los consumidores de marihuana son más propensos a presentar anhedonia y desorganización cognitiva. Pueden producirse reacciones de pánico. Otros efectos incluyen taquicardia.64

[editar] Efectos a largo plazo

El consumo de cannabis se ha evaluado en diversos estudios que lo corelacionan con el desarrollo de ansiedad, psicosis y depresión.65 66 67

Con respecto a la aparición de trastornos mentales como depresión y ansiedad se comprobó que los consumidores diarios tienen 5 veces más posibilidades de desarrollarlos que los no-consumidores, mientras que aquellos que son consumidores semanales tienen cerca del doble de posibilidades.67 Respecto a la aparición de trastornos psicóticos los individuos con predisposición tienen entre un 25% y 40% más de posibilidades de padecer alguno de estos trastornos, mientras que en los individuos sin predisposición tienen entre un 4% y 6% más de incidencia.66 68 Algunos estudios avalan estos resultados afirmando que probablemente el consumo de cannabis sea la única causa del desarrollo de trastornos psicóticos, en aquellos individuos que se encontraban sanos, previo al inicio del consumo68 mientras que otros estudios están de acuerdo en que, aunque el cannabis aumenta el riesgo de padecer trastornos psicóticos, existen además otros factores que inciden sobre el desarrollo ulterior de la enfermedad.69 68

Estudios en consumidores de cannabis crónicos reportaron una reducción del volumen del hipocampo y de la amígdala.70 71

Se considera, que los consumidores ocasionales de cannabis tienden a acumular el THC, ya que el mismo, suele depositarse en zonas ricas en grasa (como el cerebro, el hígado y las gónadas), esta acumulación suele asociarse a problemas de pérdida de memoria,(ocasionados por las alteraciones del hipocampo), como también a otros problemas de salud como impotencia. Se estima que se necesitan alrededor de 4 semanas para que el THC sea eliminado completamente del organismo, en consumidores ocasionales, sin embargo, se cree, que los consumidores crónicos de cannabis, requieren mucho más tiempo para recuperar sus funciones cognoscitivas, y que algunos de los trastornos producidos son crónicos.72 73 74

Una característica de los efectos del consumo de psicotrópicos como la marihuana es el conocido como síndrome amotivacional, estudiado primeramente por R. H. Schwartz,75 caracterizado por abulia, apatía, pasividad, indiferencia o irritabilidad, dificultad atencional y fatigabilidad fácil. Pero esto no está claro del todo ya que existen fuentes que afirman que esto tiene que ver con la personalidad y la conducta del individuo mas que con el consumo en sí.76

Aunque el consumo de cannabis ha sido a veces asociada con episodios de Accidentes Cerebro-vasculares, se piensa que estos accidentes se deben a su combinación con otras drogas como el Alcohol.77

Se encontró correlación entre el consumo de cannabis y el desarrollo de enfermedades del corazón, incluyendo la exacerbación de enfermedades del corazón ya existentes.78

Aunque algunos estudios (IRMf) han demostrado fuertes cambios en la función neurológica a largo plazo en los consumidores diarios de cannabis, no se observaron cambios significativos en la conducta de aquellos individuos, que realizaron un periodo de abstinencia de la sustancia.79

[editar] Inhalada

Fumar cannabis es el método más perjudicial de consumo, ya que la inhalación de humo de materiales orgánicos pueden causar problemas de salud diferentes.80 Cabe aclarar que estos riesgos se refieren exclusivamente al hábito de fumar cannabis, que es la forma de consumo más habitual, y no se aplican al consumo por ingestión ni por vaporización (ver citas anteriores). Un estudio finalizado en 2007 concluyó que el humo de las hojas secas de esta planta reduce el número de las pequeñas ramificaciones en los pulmones responsables del transporte de oxígeno a la sangre y evacuación de sustancias nocivas, concluyen que por esto los fumadores de marihuana suelen poseer más flema, tos y suelen experimentar la sensación de que se les cierra el pecho.81 82

Las revisiones sistemáticas de la literatura médica no han encontrado evidencia concluyente de la existencia de una relación entre el consumo de cannabis y el cáncer de pulmón.83 Mientras que un estudio realizado en Nueva Zelanda sugirió que los fumadores diarios de cannabis aumentan en un 8% por año el riesgo de sufrir cáncer pulmonar, superando el riesgo que supone consumir un paquete de cigarrillo al día en un año,84 otro estudio en que participaron 2.252 personas en Los Ángeles, encontró un riesgo 20 veces menor de padecer cáncer de pulmón en consumidores regulares de cannabis, que en aquellos que fumaban dos o más paquetes de cigarrillos al día.85 86 Algunos estudios también han encontrado que el consumo de cannabis moderado puede incluso proteger contra el cáncer de cabeza y cuello.87

[editar] Vaporizada

Un estudio realizado demostró que vaporizar el cannabis puede reducir el riesgo asociado a la inhalación del humo, hasta en más de un 40%.66 Por otra parte algunos artículos sugieren que vaporizar cannabis es un método totalmente efectivo para erradicar los problemas asociados a fumar.88 89

[editar] Uso médico o terapéutico

Botella que contiene un extracto líquido de Cannabis índica.

Actualmente se investigan los usos médicos de la marihuana para diversas enfermedades, lo que ha generado, de nuevo, cierta polémica. Muchos estudios afirman que es eficaz frente a las náuseas producida por tratamientos de quimioterapia o de tratamiento contra el sida, su efecto estimulante del apetito ayuda a combatir la inapetencia, así como la anorexia. También puede ayudar a reducir la presión ocular asociados a glaucoma.90

Debido al papel inmunomodulador, neuroprotectror y anti-inflamatorio91 de la marihuana se han realizado algunos estudios sobre enfermedades neurológicas y auto inmunes así como se ha demostrado que ayuda en el dolor neurológico superando claramente a cualquier placebo.92

Hay numerosos estudios acerca de la esclerosis múltiple que han demostrado que puede ayudar a reducir el miedo, los temblores, el insomnio, la espasticidad,93 relajar los músculos, reducir la presión intraocular o mejorar el control de esfínteres. Existen estudios que hacen suponer que puede ralentizar otras enfermedades neurológicas como el Alzheimer;94 se ha demostrado que uno de los componentes de la marihuana (CB2) ralentiza el avance de esta destructiva enfermedad neurológica en animales, consiguiendo reducir la muerte de células nerviosas al 50%.95 Hoy en día se esta probando en humanos.96

Una investigación llevada a cabo por la Universidad Complutense de Madrid ha mostrado que el cannabis puede tener efectos muy beneficiosos contra el cáncer. El principio activo del hachís se ha mostrado capaz de acabar con las células cancerígenas, de matarlas y, al mismo tiempo, mantener vivas las que están sanas. Cabe aclarar que dicha investigación fue llevada a cabo en ratas y no en humanos.97

[editar] Aspectos sociales y uso recreativo

La tolerancia social y estatal a su consumo varía también de un lugar a otro (véase Aspectos legales del cannabis). Desde diversas instancias se viene reclamando la liberalización del consumo de cannabis. A una crítica hacia los estudios que demonizan el cannabis,[cita requerida] (argumentando que los informes médicos presentados son sesgados e inexactos, y que sus efectos son en conjunto beneficiosos),[cita requerida] se suma una corriente de opinión (en la que destaca el escritor español Antonio Escohotado) que afirma que su prohibición es un atentado contra la libertad de elección del ciudadano responsable y una forma de control estatal sobre el individuo.98

[editar] Cultivo de cannabis

Artículo principal: Cultivo de cannabis

[editar] Legalidad

Artículo principal: Legalidad del cannabis

Aviso aeroportuario de las autoridades taiwanesas: “El tráfico de drogas se puede castigar con la muerte“.

La marihuana fue criminalizada en casi todo el mundo a comienzos del siglo XX.8

En Gran Bretaña, el cannabis fue ilegalizado en 1928 tras adherirse a la Convención Internacional del Opio que se acordó en Ginebra (Suiza) en 1925.

En Estados Unidos, el 12 de agosto de 1930 fue creado el Federal Bureau of Narcotics. El mismo estaba bajo la dirección de Harry J. Anslinger. Este departamento creó leyes para penalizar la transportación, posesión y consumo de marihuana. Una de estas leyes fue el “Marihuana Tax Act” en 1937. Para entender el porqué de la ilegalización, hay que tener en cuenta lo siguiente:

Existe la teoría de que fueron los esclavos africanos quienes trajeron a América la novedad de fumar Cannabis. No obstante, Richard Schoeder señala: «La explicación más verosímil es también la más sencilla. La marihuana cobró importancia cuando la enmienda constitucional número 18 y la Ley Volstead prohibieron el alcohol. La marihuana era un sustituto barato y ‘satisfactorio’ del aguardiente, producía los mismos efectos ‘estimulantes’ y no era, en principio, ilegal.»99

Durante la ley seca en los Estados Unidos «ser oficial de policía era una cosa agradable, recibías un salario relativamente decente, respeto, impunidad parcial ante la ley, y la oportunidad de recibir sobornos, si eras esa clase de persona».100 La prohibición del alcohol no sólo deja una década de fracasos interdictivos sino a un gran número de oficiales desempleados que no están dispuestos a abandonar su estilo de vida y presionan a su gobierno para que efectúe un reordenamiento en el Buró Federal de Narcóticos y Drogas Peligrosas (FBNDD).

En cuanto Harry J. Anslinger —sobrino político del Secretario del Tesoro Andrew Mellon— fue designado director, el Buró se dio a la tarea de articular una campaña nacional contra el nuevo enemigo. El mismo Aslinger relata en su libro Los Asesinos: «Por radio y en foros importantes relaté la historia de esta hierba maligna que crece en los campos, las márgenes de los ríos y orillas de los caminos. Escribí artículos para revistas, nuestros agentes dieron cientos de conferencias a padres, educadores y dirigentes cívicos y sociales. En transmisiones de televisión seguí denunciando el número cada vez mayor de crímenes cometidos, incluyendo el estupro y el homicidio.»101 Necesitaban asustar principalmente a los padres de familia y los maestros para convencer al país de que sus trabajos eran importantes.

Por si fuera poco, existe otro factor bastante interesante que el Reporte de la NCMDA no menciona: Durante la primera mitad de los años treinta la industria del papel de cáñamo comenzó a cobrar impulso. A tal grado que diversas revistas especializadas sostuvieron que en cuestión de unos años la cosecha nacional de cáñamo alcanzará el primer lugar, pero justo en esos años la compañía Dupont patentó el tratamiento químico de la pulpa de madera y decidió asociarse con una cadena de periódicos propiedad de William R. Hearst para la explotación de un nuevo tipo de papel. Con ello comenzó la época del “periodismo amarillo”, llamado así porque, a diferencia del papel de cáñamo, el papel de pulpa de madera tratada con ácidos se torna amarillo al cabo de unos meses o años, dependiendo de la concentración. Aunque este nuevo papel resulta más barato, el de cáñamo es más resistente y duradero, no exige la tala de árboles y no daña la atmósfera con compuestos químicos peligrosos, por lo que muchos compradores continúan prefiriéndolo.8

Al darse cuenta de que para monopolizar el mercado necesitaba sacar de la competencia a los productores de cáñamo, Hearst buscó el apoyo del banquero y Secretario del Tesoro, Andrew Mellon. Éste otorgó su respaldo a la multimillonaria empresa y a partir de entonces los discursos de su sobrino Anslinger se vio complementados con la producción de un documental titulado Reefer Madness, algo así como “La Locura del Porro”. El mensaje fue que «la yerba conduce a la demencia, el pillaje, la violación y el homicidio».102 La locura del toque cumplió con su cometido, logrando influir en la opinión pública y en 1936, sobre la base de que la marihuana y sus derivados se habían incluido ya en un convenio internacional, se elevó al Tesoro un proyecto de normatividad represiva, no sólo contra las partes psicoactivas del cáñamo, sino contra todo uso de la planta.

Aparte de los productores poco organizados, nadie más protestó. La mayoría de los americanos no sabían que el cáñamo y la marijuana son la misma cosa y nadie pudo asociar la diabólica hierba de México con las cuerdas con las que se amarraban los zapatos. Un año después se aprobó por unanimidad la Marihuana Tax Act y quedó estrictamente prohibido consumir cáñamo en territorio estadounidense. Su cultivo e importación para necesidades industriales y de defensa se someten a partir de entonces a la licitación del Departamento del Tesoro. «En lo sucesivo, y hasta 1971, todas las decisiones del Congreso sobre estupefacientes se aprobarían por absoluta unanimidad… la circunstancia muestra hasta qué punto cualquier gesto distinto al máximo rigor sería para los diputados y senadores un acto de lesa majestad electoralista y, por tanto, un suicidio político.»100

Esta ley no estaba dirigida al uso medicinal de la marihuana sino a su uso recreativo. Pero esta ley hizo difícil el uso medicinal de la marihuana por la gran cantidad de papeles que se les requería a los médicos que la quisieran recetar a sus pacientes.

En 1942 en plena Segunda Guerra Mundial, el gobierno estadounidense publicó una propaganda con el lema “Hemp for victory” (“Cáñamo para la victoria”) dirigida por Raymond Evans.103 Era una campaña para que los agricultores cultivaran cannabis; el mismo gobierno que años antes la prohibía, se encargó de distribuir semillas a los habitantes agrícolas de esa época con el fin de creación de cáñamo textil.

Las leyes suelen contemplar penas por tráfico, cultivo o posesión para consumo propio. La dureza de las penas varía según el país. Los Países Bajos son el único estado de la Unión Europea donde se permite la venta, de una cantidad máxima de 5 gramos de marihuana y sus derivados en locales con licencia denominados Coffee shops (cafetería). Lo paradójico es que los coffee shops no pueden comprar la marihuana legalmente, ya que el cultivo de esta no está legalizado en los Países Bajos, y tampoco la venta a los coffee shops.

Si bien en Argentina la tenencia de marihuana para consumo personal se encuentra tipificada como delito por la Ley Nacional Nº 23.737, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, máximo tribunal del país, recientemente ha considerado inconstitucional condenar “la tenencia de estupefacientes para uso personal que se realice en condiciones tales que no traigan aparejado un peligro concreto o un daño a derechos o bienes de terceros

marihuana y salud ,consumo en exceso

La marihuana es la droga ilícita de abuso más frecuente en los Estados Unidos. Es una mezcla de color café verdoso de flores, tallos, semillas y hojas secas y picadas de la planta de cáñamo, Cannabis sativa. La principal sustancia química activa en la marihuana es el delta-9-tetrahidrocanabinol, también conocido por sus siglas, THC.

¿Cómo se abusa la marihuana?

La marihuana generalmente se fuma en forma de cigarrillo (llamado “porro”, “canuto” o “churro” en español o “joint” en inglés) o en una pipa. Además se fuma en “blunts”, que son puros o cigarros a los que se les saca el tabaco y se rellenan con marihuana. Ya que el “blunt” mantiene la hoja de tabaco usada para envolver el cigarro, este método de administración combina los principios activos de la marihuana con los de la nicotina y otras sustancias químicas dañinas. También, la marihuana se puede mezclar con comida o ingerirla como infusión. Su forma más concentrada y resinosa se llama hachís y cuando está en forma de líquido negro pegajoso se conoce como aceite de hachís.* El humo de la marihuana tiene un olor pungente característico, que es usualmente agridulce.

¿Cómo afecta la marihuana al cerebro?

Los científicos han aprendido mucho sobre cómo el THC actúa en el cerebro para producir sus diversos efectos. Cuando se fuma la marihuana, el THC pasa rápidamente de los pulmones al torrente sanguíneo, que lo transporta al cerebro y a otros órganos del cuerpo.

El THC actúa sobre sitios específicos en el cerebro llamados receptores de canabinoides, disparando una serie de reacciones celulares que finalmente terminan en el “high” o euforia que algunos consumidores sienten cuando fuman marihuana. Algunas áreas cerebrales tienen muchos receptores de canabinoides; otras tienen pocos o ninguno. La mayor densidad de receptores de canabinoides se encuentra en las partes del cerebro que influyen en el placer, la memoria, el pensamiento, la concentración, las percepciones sensoriales y del tiempo, y el movimiento coordinado.1

No es de sorprenderse que la intoxicación por marihuana pueda causar dificultad para pensar y solucionar problemas, distorsión en las percepciones y problemas con la memoria y el aprendizaje. Las investigaciones muestran que el impacto adverso de la marihuana sobre la memoria y el aprendizaje puede durar días o semanas después de que los efectos agudos de la droga se han desvanecido.2 Como resultado, cuando una persona consume marihuana a diario es posible que esté funcionando a un nivel intelectual reducido todo el tiempo.

Los hallazgos de las investigaciones sobre el uso a largo plazo de la marihuana indican que hay algunos cambios en el cerebro similares a aquellos que se ven después del uso a largo plazo de otras de las principales drogas de abuso. Por ejemplo, la abstinencia de los canabinoides en animales que han sido expuestos habitualmente a esta sustancia, lleva a un aumento en la activación del sistema de respuesta al estrés3 y a cambios en la actividad de las células nerviosas que contienen dopamina.4 Las neuronas dopaminérgicas, es decir, las que utilizan la dopamina para comunicarse entre sí, están involucradas en la regulación de la motivación y la recompensa, y están directa o indirectamente afectadas por todas las drogas de abuso.

Potencial adictivo
El consumo a largo plazo de la marihuana puede llevar a la adicción, es decir, a la búsqueda y uso compulsivo de la droga a pesar de conocerse sus efectos dañinos sobre el funcionamiento social en el contexto familiar, escolar, laboral y recreativo. Las personas que han consumido marihuana por largo tiempo reportan irritabilidad, dificultad para dormir, disminución en el apetito, ansiedad y deseos por la droga, todo lo cual dificulta el dejar de usar la misma. Estos síntomas del síndrome de abstinencia comienzan aproximadamente al día siguiente de empezar la abstinencia, llegan a su punto máximo a los dos o tres días, y se atenúan una o dos semanas después de haber consumido la droga por última vez.5

La marihuana y la salud mental
Varios estudios han demostrado que existe una asociación entre el consumo crónico de marihuana y una mayor incidencia de ansiedad, depresión, ideas suicidas y esquizofrenia. Algunos de estos estudios han demostrado que la edad del primer consumo es un factor importante, y que el uso temprano de la droga constituye un marcador de vulnerabilidad para problemas más adelante. Sin embargo, en este momento no está claro si el consumo de marihuana causa los problemas mentales, los empeora o si se utiliza la droga en un intento de automedicarse los síntomas preexistentes. El consumo crónico o habitual de marihuana, especialmente en una persona muy joven, también puede ser un marcador de riesgo para las enfermedades mentales, incluyendo la adicción, que provienen de vulnerabilidades genéticas o ambientales, tal como la exposición temprana al estrés o a la violencia. Actualmente, la evidencia más fuerte establece un vínculo entre el consumo de marihuana y la esquizofrenia y otros trastornos relacionados.6 Las dosis altas de marihuana pueden producir una reacción psicótica aguda. Además, el consumo de esta droga podría provocar la aparición de esquizofrenia o una recaída en aquellas personas vulnerables a este trastorno.

¿Qué otros efectos adversos a la salud tiene la marihuana?

Efectos sobre el corazón
Poco después de fumar marihuana, la frecuencia cardiaca aumenta entre un 20 y un 100 por ciento. Este efecto puede durar hasta 3 horas. En un estudio, se calculó que el riesgo de tener un ataque al corazón es de 4.8 veces mayor durante la primera hora después de haber fumado la droga.7 Esto puede deberse al aumento en la frecuencia cardiaca así como al efecto que tiene la marihuana sobre el ritmo cardiaco, ya que causa palpitaciones y arritmias. Este riesgo puede ser mayor en las personas de más edad o en aquellas con vulnerabilidades cardiacas.

Efectos sobre los pulmones
Numerosos estudios han demostrado que el humo de la marihuana contiene carcinógenos y que irrita a los pulmones. De hecho, el humo de la marihuana contiene entre un 50 y 70 por ciento más hidrocarburos carcinogénicos que el humo de tabaco. Los fumadores de marihuana generalmente inhalan más profundamente y sostienen su respiración por más tiempo que los fumadores de tabaco, lo que aumenta aún más la exposición pulmonar al humo carcinógeno. Los fumadores de marihuana muestran un crecimiento irregular de las células epiteliales en el tejido pulmonar, lo que podría degenerar en cáncer.8 Sin embargo, un estudio reciente de casos controlados no encontró ninguna correlación positiva entre el consumo de marihuana y el cáncer de los pulmones, el de las vías respiratorias y el del aparato digestivo superior.9 Por esto, el vínculo entre el fumar marihuana y estos tipos de cáncer queda por el momento sin comprobarse.

No obstante, una persona que fuma marihuana puede tener muchos de los problemas respiratorios que presenta un fumador de tabaco, tales como tos y producción crónica de flema, mayor frecuencia de enfermedades agudas de pecho, y un riesgo más alto de infecciones pulmonares. Un estudio de 450 personas encontró que quienes fuman marihuana con frecuencia pero que no fuman tabaco, tienen más problemas de salud y pierden más días de trabajo que los no fumadores.10 Muchos de estos días adicionales de enfermedad entre los fumadores de marihuana fueron debidos a enfermedades respiratorias.

Efectos sobre la vida cotidiana
Las investigaciones demuestran claramente que el consumo de marihuana tiene el potencial para causar problemas en la vida diaria o para empeorar los problemas que ya tiene el usuario. Los resultados de un estudio publicado en el 2003 mostraron que las personas que consumían marihuana en grandes cantidades reportaron que la droga impactaba varias áreas de sus vidas, incluyendo la salud física y mental, las habilidades cognitivas, la vida social y el estatus profesional.11 En cuanto al área laboral, existen varios estudios que asocian el hábito de fumar marihuana con un aumento en las ausencias, retrasos, accidentes y reclamos al seguro de compensación obrera así como en cambios de trabajo.

¿Qué opciones de tratamiento existen?

Entre los tratamientos que han mostrado ser eficaces para la dependencia de la marihuana están las intervenciones conductuales, incluyendo la terapia cognitiva-conductual y los incentivos motivacionales (por ejemplo, cuando el análisis de orina muestra que un paciente no ha usado drogas, se le entrega un comprobante o vale que pueden cambiar por bienes o servicios). Aunque actualmente no existen medicamentos específicos para tratar la adicción a la marihuana, los hallazgos recientes sobre cómo funciona el sistema de canabinoides muestran ser prometedores para el desarrollo de medicamentos que ayuden a aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia, bloqueen los efectos de intoxicación aguda (como la euforia) de la marihuana y prevengan las recaídas.

Los datos más recientes sobre los tratamientos indican que, en el 2006, la marihuana era la droga que se abusaba con más frecuencia, siendo responsable de alrededor de un 16 por ciento (289,988) de todas las admisiones a centros de tratamiento en los Estados Unidos. Las admisiones por marihuana estuvieron compuestas principalmente por varones (el 73.8 por ciento), personas de raza blanca (el 51.5 por ciento), y jóvenes (el 36.1 por ciento tenía entre 15 y 19 años de edad). Aquellos en tratamiento por consumo primario de marihuana comenzaron a consumirla a una edad temprana; el 56.2 por ciento la había consumido antes de los 14 años y el 92.5 por ciento antes de los 18.**

¿Cuál es la magnitud del abuso de la marihuana?

Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud (NSDUH, por sus siglas en inglés) ***
De acuerdo con la NSDUH, en el 2007, 14.4 millones de americanos de 12 años de edad y mayores habían consumido marihuana por lo menos una vez en el mes anterior a la encuesta, es decir, un número parecido al de la tasa del 2006. En el 2007, alrededor de 6,000 personas por día consumieron marihuana por primera vez, es decir, unos 2.1 millones de americanos. De este total, el 62.2 por ciento eran menores de 18 años.

Estudio de Observación del Futuro (MTF, por sus siglas en inglés) ****
El MTF indica que el consumo de marihuana por estudiantes de 8º, 10º y 12º grado que había mostrado una disminución constante desde mediados de los noventa parece haberse nivelado, con el 10.9 por ciento de los estudiantes de 8º grado, el 23.9 por ciento de los estudiantes de 10º grado y el 32.4 por ciento de los estudiantes de 12º grado habiendo reportado uso en el año anterior. La preocupación sobre esta nivelación es aún mayor si se toma en cuenta que la proporción de estudiantes de 8º grado que perciben el consumo de marihuana como dañino y la proporción que desaprueban su uso ha disminuido en comparación con el año anterior.

Porcentaje de estudiantes de 8º grado que han usado marihuana:

Uso 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001
En la vida
19.9%
23.1%
22.6%
22.2%
22.0%
20.3%
20.4%
En el año anterior
15.8
18.3
17.7
16.9
16.5
15.6
15.4
En el mes anterior
9.1
11.3
10.2
9.7
9.7
9.1
9.2
Diario
0.8
1.5
1.1
1.1
1.4
1.3
1.3

 

Uso 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008
En la vida
19.2%
17.5%
16.3%
16.5%
15.7%
14.2%
14.6%
En el año anterior
14.6
12.8
11.8
12.2
11.7
10.3
10.9
En el mes anterior
8.3
7.5
6.4
6.6
6.5
5.7
5.8
Diario
1.2
1.0
0.8
1.0
1.0
0.8
0.9

Porcentaje de estudiantes de 10º grado que han usado marihuana:

Uso 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001
En la vida
34.1%
39.8%
42.3%
39.6%
40.9%
40.3%
40.1%
En el año anterior
28.7
33.6
34.8
31.1
32.1
32.2
32.7
En el mes anterior
17.2
20.4
20.5
18.7
19.4
19.7
19.8
Diario
2.8
3.5
3.7
3.6
3.8
3.8
4.5

 

Uso 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008
En la vida
38.7%
36.4%
35.1%
34.1%
31.8%
31.0%
29.9%
En el año anterior
30.3
28.2
27.5
26.6
25.2
24.6
23.9
En el mes anterior
17.8
17.0
15.9
15.2
14.2
14.2
13.8
Diario
3.9
3.6
3.2
3.1
2.8
2.8
2.7

Porcentaje de estudiantes de 12º grado que han usado marihuana:

Uso 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001
En la vida
41.7%
44.9%
49.6%
49.1%
49.7%
48.8%
49.0%
En el año anterior
34.7
35.8
38.5
37.5
37.8
36.5
37.0
En el mes anterior
21.2
21.9
23.7
22.8
23.1
21.6
22.4
Diario
4.6
4.9
5.8
5.6
6.0
6.0
5.8

 

Uso 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008
En la vida
47.8%
46.1%
45.7%
44.8%
42.3%
41.8%
42.6%
En el año anterior
36.2
34.9
34.3
33.6
31.5
31.7
32.4
En el mes anterior
21.5
21.2
19.9
19.8
18.3
18.8
19.4
Diario
6.0
6.0
5.6
5.0
5.0
5.1
5.4

Dutch Passion SKYWALKER

Dutch Passion

Blueberry (1er. premio HTCC 2000, 3er. premio HTCC 2001) y Mazar (2º premio HTCC 1999, 2º premio High Life Cup 2002) son las dos Indicas imbatibles en nuestra colección de semillas. Skywalker es el híbrido resultante de una Mazar femenina y una Blueberry masculina.

El propósito era crear una de las mejores Indicas del mundo. El sabor y aroma especiales de Blueberry están combinados en este híbrido con el vigor y rendimiento de Mazar. Las características de Blueberry tales como “hojas curvadas”, crecimiento inicial lento y el matiz azulado han desaparecido en este híbrido, mientras que sabor, aroma (afrutado y fresco) y la calidad “alta” se mantienen.

Cultivada a partir de clones en “Sea of Green”, estas semillas tendrán un rendimiento de aprox. 400 gr./m2 en condiciones óptimas.

THC = 12%

* Floración: 8 – 9 semanas

* Cosecha “exterior”: 2e semana de noviembre

5 Semillas Feminizadas

SEA OF GREEN(MALLA) (via demarihuana)

Verdaderamente interesante.

SEA OF GREEN(MALLA) Este forma de cultivo de Marihuana, Sea of Green,  es mas indicado para cultivos de hidroponía y aeroponía, pudiéndose también cultivar en tierra. Un cultivo sea of green bien llevado se debe de cosechar en 2 meses y medio, y lo que se busca cosechar grandes cogollos, no grandes plantas. Al maximizar la producción, toda la superficie es aprovechada y la cosecha se consigue en un tiempo record. Los pasos son sencillos, y tenemos que tener en cuent … Read More

via demarihuana

SEA OF GREEN(MALLA)

Este forma de cultivo de Marihuana, Sea of Green,  es mas indicado para cultivos de hidroponía y aeroponía, pudiéndose también cultivar en tierra.

Un cultivo sea of green bien llevado se debe de cosechar en 2 meses y medio, y lo que se busca cosechar grandes cogollos, no grandes plantas. Al maximizar la producción, toda la superficie es aprovechada y la cosecha se consigue en un tiempo record.

Los pasos son sencillos, y tenemos que tener en cuenta varios aspectos básicos

  • Se debe cubrir toda la superficie iluminada por la lámpara por esquejes que ya hayan enraizado.
  • Es muy importante que al comienzo del cultivo, todos los esquejes tengan la misma altura y que sean de la misma variedad, para que el crecimiento y la floración de la marihuana sea uniforme.
  • No podar es determinante en un cultivo “sea of green”
  • Dependiendo de el tipo de las semillas de marihuana empleadas, se pondrán más o menos esquejes. Se suele poner 20 esquejes por m2, si es marihuana sátiva y unos 25 esquejes si es marihuana índica.
  • Si mezclamos distintos tipos de marihuana, el desarrollo del cultivo será más complejo.
  • Hay que prestar atención a las variedades sátivas para que no crezcan demasiado.

Cultivo de marihuana Sea Of Green

No se hace necesaria la poda, aunque si tenemos que realizar la poda será debido a que se han prolongado demasiado los días de crecimiento.

Cortando las ramas mas bajas favorecemos a que  las hormonas responsables de la floración se concentraran en las ramas altas debido y debido a ello se favorece al crecimiento vertical y los cogollos de marihuana serán increíblemente grandes.

Cuando cosechemos nuestras plantas de marihuana, si se ha realizado bien el cultivo, todas las plantas deberán tener la misma altura y la misma producción de cogollos. Siendo estos los cogollos de marihuana que busca todo buen cultivador.

Cogollo de marihuana

Piculín Ortiz, ex de Madrid y Barça, detenido por poseer 218 plantas de marihuana

De cinco a 40 años de cárcel. Esa es la condena a la que se enfrenta José ‘Piculín’ Ortiz. Tras un mes de investigaciones,  el pívot puertorriqueño fue detenido en su residencia de Cayey donde la policía encontró un cultivo compuesto por 218 plantas de marihuana valoradas en 150.000 dólares (140.000 euros). Además de la droga, Piculín Ortiz tenía en su poder 40 balas del calibre 5’56 empleadas en los potentes fusiles AR-15 pero la policía no encontró armas en la casa del ex jugador de baloncesto.

Según declaró Rosa Emilia Rodríguez, fiscal del distrito, “es obvio que el objetivo era vender la droga, no estaba ahí para consumo propio, se notaba su experiencia para cultivar. El detenido no se mostró agresivo en el momento de su detención y cooperó con las autoridades”. El jugador estaba dispuesto a ingresar en un centro de rehabilitación y declaró ante la jueza que instruye el caso, Camille Vélez Rive, que no tenía solvencia económica para pagar su defensa. “La condena a la que se enfrenta puede ir desde los cinco años hasta los cuarenta”, afirmaba la magistrada.

Dio sus primeros pasos en el baloncesto español

Piculín Ortiz, de 47 años, cuenta con una dilatada trayectoria con la selección de su país, Puerto Rico. A lo largo de los 25 años en los que vistió los colores puertorriqueños, participó en cinco Mundiales y en cuatro Juegos Olímpicos. Su presencia en España también fue notoria. El pívot llegó al CAI Zaragoza en 1987 desde la NCAA y de ahí fue a parar a los Jazz de Utah donde permaneció dos años hasta que se produjo su fichaje por el Real Madrid en 1990. Al año siguiente jugó en el eterno rival blanco, el Barça y antes de partir a Grecia en la temporada 94/95 militó en las filas del Festina Andorra y del Unicaja. Su retirada del baloncesto profesional se produjo en 2006.

Una ‘droga interna’ del cuerpo induce a comer grasas

Unas moléculas llamadas endocanabinoides, que el organismo produce de forma natural y son parecidas a componentes de la marihuana, son las responsables de que cueste tanto parar de ingerir alimentos grasientos durante una comilona. Según un estudio publicado este martes en PNAS, comer grasas promueve la producción en el intestino delgado de esta especie de droga natural que manda mensajes de apetito al cerebro. Por eso resulta tan difícil comer solamente una patata frita.

La investigación, desarrollada por científicos de la Universidad de California, se realizó con ratas e identificó altos niveles de endocanabinoides en sus intestinos si el alimento ingerido era rico en lípidos, pero no si lo era en hidratos de carbono o proteínas.

Cuando se ingieren las grasas, la lengua envía una señal al cerebro que viaja al intestino, donde se empiezan a sintetizar los endocanabinoides. Su presencia genera cambios en las células intestinales que crean la necesidad de comer más, “probablemente por la liberación de moléculas digestivas asociadas al hambre”, declaró Daniele Piomelli, director de la investigación.

Piomelli aseguró que, desde un punto de vista evolutivo, los endocanabinoides existen por la necesidad de los animales de consumir grasas, que pueden escasear en el alimento y son cruciales para la nutrición.

El estudio abre las puertas a la lucha contra el sobrepeso y la obesidad, ya que el conocimiento del mecanismo se podría aplicar a la síntesis de fármacos.

Incautan más de 1 tonelada de marihuana

Un trabajo de inteligencia a cargo de los agentes especiales de la Senad, permitió ejecutar un operativo en el establecimiento denominado “Ña Varí”, ubicado a 12 kilómetros del cruce Bella Vista Norte del departamento de Amambay, donde hallaron un cargamento de 792 kilos de marihuana y detuvieron a dos personas.

Los aprehendidos son Nery Pinazo Ricardi y Juan Antonio Irala, quienes quedaron a cargo del fiscal Javier Ibarra.

Según datos recabados ambos serían conocidos narcotraficantes de la zona fronteriza.

En el establecimiento rural fueron detectados también una camioneta Toyota Hilux de color negro, un automóvil Suzuki Vitara y un camión Ford F-4000.

OTRO PROCEDIMIENTO

Efectivos policiales de la colonia Naranjito, distrito de General Resquín, departamento de San Pedro, se incautaron de un cargamento de 510 kilos de marihuana.

En dicho procedimiento detuvieron a Alexis Amado Villalba Portillo, Daniel González Rodríguez y Víctor César Coronel.

El trío se movilizaba en dos vehículos, uno de ellos transportaba la droga.

Los detenidos están a cargo de la Fiscalía, y serán procesados por tenencia y tráfico de drogas.

La carga incautada tenía como destino Ciudad del Este y luego el mercado brasileño, indicaron los intervinientes.